Escucha tu instinto

No siempre debemos esperar la aprobación de los demás para ciertas decisiones en la vida. No escuchar la voz de nuestro interior, esa fuerza de nuestro instinto que nos impulsa, porque alguien no está de acuerdo o no aprueba esa decisión porque piensa que no va a funcionar, es no respetarnos a nosotros mismos y hasta cierto punto es desconfiar que se trata de la luz divina guiándonos. 

Podríamos estar mirando posibilidades que otros no ven y dejarla a un lado perdiendo la oportunidad de realizar nuestros o lograr nuestra meta. Desde luego que seguir nuestro instinto no es, en momentos determinados, escuchar algunas voces orientadoras, pero no olvides que cada quien debe vivir su propia experiencia de vida.