No estamos en el camino, somos el camino

Realmente esta frase si se analiza bien, cambia bastante cualquier panorama. Ser el camino implica acción, mientras que estar en el camino te permite quedarte solo contemplando el panorama. 

Ser el camino implica entrega y pasión, riesgos, desafíos y confianza. 

Para ser el camino, no es suficiente con soñar, se necesita aferrarse a ese sueño y vivir haciéndolo realidad, en la medida en que enfrentas y vences tus miedos.

Para ser el camino hay que dejar huellas.