La capacidad del asombro



Cada día trae algo especial y diferente, si te fijas bien no todo está exactamente igual hoy que ayer.

No pierdas tu capacidad de asombro, como antes cuando eras un niñ@. Eramos capaces de notar cada detalle y vivirlo con admiración, con curiosidad y nos llenábamos de vida recargando nuestras fuerzas con cada cosa maravillosa que  nos rodeaba, logrando tener un mundo lleno de alegría.