Vivir intencionalmente

Vivir a propósito significa que no hay accidentes. 

La intención de ser felices debe ser firme. A veces se torna todo un reto por las dificultades que se nos puedan presentar, sin embargo, es útil acudir al refugio de los momentos placenteros y a nuestros sueños. Ellos nos proporcionan una energía impresionante y nos recuerdan los afortunados que somos.